Otro ritmo, otro estilo de vida, en los últimos años cada vez más personas, sobre todo jóvenes, abandonan el campo para ir a vivir en las grandes urbes.

El menor contacto humano y por tanto la menor interacción social puede resultar un tanto monótono y asfixiante, la necesidad de ampliar las opciones laborales y crecer profesionalmente o la búsqueda de nuevas experiencias, son algunas de las causas que mueven a la gente a abandonar un entorno rural.

Lo que ocurre en realidad es que muchos de los que toman esta opción acaban por echar de menos pasar más tiempo en un entorno natural ¿por qué ocurre esto? Si por un lado, en el campo la escasez de contactos hace más monótona la relación con la gente, por el otro también hace que estas personas sean más templadas, amigas de la conversación y que sin prisa. Vivir sin prisa es una ventaja que nos aporta la vida en el campo, cada vez son más los que después de pasar un tiempo en una ciudad necesitan decir adiós al ambiente frenético que no se detiene ni siquiera por la noche.

En el campo, cualquier día transcurre con mucha más calma y tranquilidad, a su ritmo natural: amaneceres y atardeceres toman su protagonismo, los sonidos de la naturaleza, así como los cielos estrellados o el placer de respirar aire puro a pleno pulmón son algunos de los puntos que la gente busca para huir de la sociedad cosmopolita.

La calidad de vida que nos regala la naturaleza puede traducirse en calidad de vida y de salud. El aire puro y los paisajes naturales completamente verdes ayudan a relajarse y a desintoxicarse tanto a nivel mental como físico. Además, no hay duda de que los niños pueden beneficiarse de un entorno más abierto, verde y mucho más estimulante que el urbano. El campo nos invita a compartir actividades en familia, desde hacer rutas, caminatas o paseos por los huertos, y nos incita a practicar la actividad física ya que hay ausencia de tráfico y los espacios son más abiertos , el ejercicio se convierte en algo mucho más fácil de practicar. Cualquier paisaje natural motiva muchísimo más que las calles y los edificios o los gimnasios, además no hay que coger metros ni autobuses para encontrar un espacio idóneo para sentirnos libres, en cualquier ciudad, por pequeña que sea, los miles de ruidos, los coches, las personas y los altos edificios hacen que toda esta contaminación sea respirada diariamente.

Si quieres escapar de la rutina, cambiar tu estilo de vida y vivir sin prisas, dormir en paz, sin ruidos ni luces entrando por la ventana y con espacio abierto con paisajes, te invitamos a que vengas a algunas de nuestras casas rurales. Su alimentación también será mucho más sana y natural, el entorno rural os invitará a practicar ejercicio y compartir momentos en compañía.

La vida en el campo no es sólo una frase que nos hace sentir bien, también nos llena de una tranquilidad y una alegría especial, esto se debe a que aunque seamos muy cosmopolitas todos conocemos la multitud de beneficios que la naturaleza nos ofrece, si quieres desconectar no lo dudes más, ven a visitarnos y pasa unos días inolvidables en una de nuestras casas rurales, no querrás volver a pisar un pie en la ciudad.

reserva icon

Vull venir

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Reservar
close slider

Tens mascota? No

Data d'entrada*

Data de sortida*

[recaptcha theme:dark]